No sé si a ti te pasa, pero por lo menos en mi cabeza ocurre bastantes veces esta situación: “Pero ¿Qué estás haciendo con tu vida?, hoy tampoco has escrito doce horas seguidas!” *Chas, chas* Sí, “chas” es el sonido que hace un látigo al flagelarte con violencia.

Como escritores, estamos empeñados en dedicar ochomil horas a teclear en el ordenador, pero esto no siempre se traduce en la creación de una historia de calidad. Podemos hacer bastante más de lo que pensamos por nuestra obra teniendo cerrados el Word o el Celtx. En este post quiero compartir pequeños consejos y hábitos con los que conseguiremos tener más recursos como escritores.

Investigación

Todos conocemos alguna temática que nos resulta especialmente llamativa y de la que seríamos capaces de ver y leer cosas sin parar. A lo mejor te interesan muchísimo los experimentos del MK Ultra, los videojuegos retro, la catástrofe de Chernobyl o la mitología nórdica. Si de verdad nos gusta un tema y nos sentimos cómodos investigándolo, ¿Por qué no currárnoslo un poco y hacernos medianamente expertos en él?

Precisamente porque el tema que hemos elegido nos interesa muchísimo, no nos costará nada devorar artículos, noticias, libros, documentales o películas donde tenga protagonismo. Poco a poco iremos asimilando conocimientos sobre el tema en cuestión, lo cual se traduce en una poderosa fuente de referentes e inspiración. Si estamos creando una organización con prácticas de dudosa moralidad, quizás nos sirva tener información sobre el MK Ultra, o puede que si estamos pensando en un universo distópico, no sea mala idea basarnos en Chernobyl.

Aunque no es necesario que seamos capaces de desarrollar una tesis doctoral,  sí deberíamos saber más que una persona normal acerca del tema. Toda esa información que tenemos en nuestra cabeza puede ser clave, no sólo para alimentar nuestra imaginación, sino también para que alguien quiera contar con nosotros para un determinado proyecto.

Personajes y hechos históricos del pasado

Dicen que quien no conoce la historia está condenado a repetirla. En nuestro caso, nosotros queremos conocer la historia, pero no para repetirla, si no para hacerla mejor. Lo mejor es no limitarnos a lo conocido ( ya sabemos mucho sobre Isabel II o la I Guerra Mundial), quizás un hecho concreto no haya marcado absolutamente nada, pero sí pueda marcar el desarrollo de nuestra historia.

Puede ser divertido investigar algún personaje curioso que todavía no esté en el imaginario colectivo de la gente. Poniendo en práctica este consejo, podemos convertirnos en auténticos cazatalentos históricos. Así por ejemplo, podemos conocer personajes tan sugerentes como Francisco Vaca, un inquisidor a quien consideran el primer abogado de brujas de la historia. Su nombre no nos suena, pero como poco llama la atención ¿no? Dan ganas de investigar y escribir sobre él. Si buscamos un poco de información, quién sabe qué pequeños diamantes nos tiene reservados la historia.

Noticias,temas, modas y celebrities actuales

Es difícil imaginar un psicópata más perturbador que Charles Mason,  una pareja más ideal que Brad y Angelina (ups…) o una tecnología ficticia más absorbente que Facebook. La realidad mola, ¡El mundo está hecho para que nosotros contemos historias! La actualidad puede ser el detonante de la mejor idea de nuestra vida.

Para poner en práctica este hábito, podemos echar mano de prensa, revistas especializadas y páginas de recopilaciones de noticias\ curiosidades como Rolloid. Este consejo es súper recomendable, de hecho, puede incluso llegar a convertirse en una especie de adicción. Por mi parte,  he completado una libreta entera de datos interesantes leídos en revistas y periódicos. ¡Son parte fundamental de mis archivos secretos de guionista!

Las modas y las celebrities de actualidad también son una asignatura obligatoria para cualquier cuentacuentos. Lo conocido es una herramienta muy poderosa para hacer reír, así que es especialmente imprescindible si te gusta escribir comedia. ¿A qué esperas para saber qué es lo que provocó la ruptura de Taylor Swift y Tom Hiddleston? ¿Qué tiene Kim Kardashian que la hace ser tan odiada y amada al mismo tiempo? ¿Por qué Mujeres, Hombres y Viceversa lo peta tanto entre los jóvenes? No, en serio POR QUÉ.  La respuesta está en tu televisión y en el kiosco de tu esquina. ¡Empápate de cultura basura!

Sé un friki de algo que te diferencie de los demás

Si convertirte en un escritor friki te resulta indiferente, es que no lo has pensado bien. Ser un friki puede entenderse como la más maravillosa consecuencia del apartado de investigación, por lo tanto, estamos hablando de un factor bastante diferenciador. Puede ser la clave para que encajemos con un público o con otro, de que nos escojan para un proyecto o de que seamos influencer para determinado tipo de personas.

Si sabes tanto de un tema que has conseguido desbloquear el logro “Friki” ENHORABUENA. Esto quieres decir que podrás aportar pequeños grandes detalles a tu historia. Tus lectores sabrán apreciar esto, te adorarán y llevarán una foto tuya en sus carteras. Ya sabes, los frikis son el estamento más alto de esta sociedad.

Observa

Los pequeños detalles de la gente que te rodea

Ser una persona con capacidad de observación puede ser más importante que ser una persona imaginativa. Observando podremos darnos cuenta de muchas cosas del comportamiento humano que, hábilmente, añadiremos  a nuestros personajes.

El aspecto de una persona, sus gestos, sus costumbres, las cosas de las que habla o de las que se rodea… nada es pequeño para nosotros, que estamos ávidos de crear personajes vivos. Que le den a Sherlock Holmes y a su capacidad de análisis. A nosotros sí que no se nos escapa nada de nada.

Esa persona siempre lleva la misma sudadera, esta lleva cada día ropa distinta, aquella viste con conjuntos diferentes pero siempre usa los mismos zapatos, él pestañea demasiado cuando está nervioso, ese nunca te mira a los ojos al hablar, ella es la típica que siempre te pide de tu comida, este no soporta el silencio; no puede dejar de hablar ni diez segundos, ella siempre lleva algo morado, aquella sólo usa zapatillas de deporte… Posibilidades infinitas para transmitir infinidad de estados y de tipos de persona.

Escucha hablar a la gente

No es porque seamos unos cotillas, es porque somos unos adictos a las situaciones auténticas. Directores como Paco León o Pedro Almodóvar han declarado ser extremadamente fans de esta práctica. La gente por la calle suelta oro puro, pero no son  consciente de ello.

Tenemos el tema de los comportamientos del habla, que no puede faltar en un post de consejos para escritores. Si nuestros personajes tienen formas de ser distintas, vienen de sitios diferentes, están marcados por una vida y unos hábitos concretos, es impensable que  hablen todos de la misma forma. De hecho, sería genial que con sólo leer unas líneas de diálogo, seamos capaces de averiguar a qué personaje pertenecen.

Los comportamientos del habla son tan variados como los gestos y las actitudes posturales del apartado anterior: Muletillas, ritmo incesante que martillea, ritmo leeento, tendencia a redirigir la conversación a sus propias vivencias personales, uso de imperativos, de palabras excesivamente cultas, de anglicismos modernos, tartamudeos, tartamudeos selectivos… Con un número de variaciones que asciende a infinito, imposible no crear una forma de hablar personalizada para cada uno de nuestros personajes.

Tomar nota

Hay quien cree que apuntar lo que ve, escucha o piensa no es necesario porque ellos nunca olvidan. Independientemente de que tengamos buena memoria o no, es una buena práctica escribir nuestras cosas para revisarlas cuando estemos falto de ideas. (O cuando, simplemente, nos apetezca releerlas por placer)

Sentimiento muy intenso

Imagina que acabas discutir con tu pareja y ahora mismo tienes una mezcla de sentimientos un poco extraña. Quizás sientes la necesidad de contar lo absurdo que te ha parecido todo, a lo mejor quieres hacer una lista con tus argumentos y los suyos, o únicamente golpear el teclado mientras escribes insultos… Sea lo que sea, si nos hemos topado con una situación muy intensa, ¿Cómo vamos a desperdiciarla? ¡Escribe lo que te venga  a la cabeza en esos momentos!

Es fantástico que en un momento concreto nos miremos por dentro y saquemos todo lo que tenemos. Para explicar este proceso, yo uso la hermosa palabra “vomitar”. Pues sí, me encanta ser una bulímica emocional, ¿Qué pasa? Puede resultar muy útil si somos escritores, y aunque no lo fuera, yo admito que lo hago por puro vicio.

Tener a mano ese material cuando estemos dándole vueltas a una escena de crisis de pareja, nos da una enorme ventaja. También cabe la posibilidad de que esa descarga de emociones nunca encuentre una oportunidad para ver la luz, pero qué más da. Lo que cuenta es que nos desahogamos ese día y que, dentro de un tiempo, podremos releer cómo nos sentimos en ese momento concreto.Es como todo el rollo de los Recuerdos que nos cuela Facebook, pero en guay.

Frases y anécdotas de gente que conoces

Vivimos rodeados de personas, desde los compis de trabajo o clase, hasta nuestra pareja y amigos. Todos ellos tienen algo en común y es que son una inmortal fuente de ideas. No dejemos que los ríos de anécdotas y frases ingeniosas sean un mero entretenimiento pasajero. Tenemos que evitar que caigan en el olvido, tenemos que inmortalizarlas en nuestras libretas.

Con el tiempo, nuestros amigos y conocidos se acostumbrarán a que cada vez que cuentan algo, saques el móvil y lo apuntes. Incluso, a veces, ellos mismos participan de esta práctica y de motu proprio acuden a contarte algo que han visto y creen que te puede interesar. (Mis amigos ya están medianamente entrenados en este arte).

Por mi parte, tengo verdadera obsesión con esta práctica, más incluso que con la de apuntar noticias de actualidad. Mi bloc de notas del móvil está lleno de frases que he escuchado a amigos, familiares, compañeros etc. Todos ellos maestros del humor, el ingenio, el subtexto o los dobles sentidos, pero creo que no se han dado cuenta. Menos mal que yo sí.

Lo que te llame la atención de otra obra

Apunta tramas, diálogos, frases, un nombre, un gag… Lo que te llame la atención de una peli, un libro, un videojuego etc.  Puede ser muy útil tener una recopilación de tramas que funcionan, puntos de giro sorprendentes,  frases bien construidas, gag cómicos etc.

Esto no significa que vayas a coger una trama y hacerla igual, o a copiar y pegar un chiste, pero sí que puedes usar este tipo de cosas como base de algo mismo que estás creando.  Por supuesto, existe gente que prefiere no ver cine y no leer nada para que las cosas que se les ocurran sean “puras” y no estén contaminadas por ideas de otros autores… Sin embargo, seamos conscientes o no, todo lo que se nos ocurre está provocado por algo. Es imposible crear de la nada.

No tiene nada de malo analizar escritores referentes y copiar lo que hacen, siempre y cuando seamos honestos y digamos abiertamente el origen de nuestra idea.

Lo que quieras, pero escribe

Que encontremos algo susceptible de ser contado y no lo apuntemos, es realmente triste. ¡Apuntemos cualquier cosa que nos inspire, pero que nunca se nos olvide el hábito de escribir!

Cuéntanos, ¿Qué otros consejos crees que pueden resultar útiles a la hora de escribir? Y a ti,  ¿Qué es lo que te crea el impulso de levantarte a por un boli?

Para terminar, os recomiendo este post en el que encontraréis más consejos para escritores, pero esta vez orientados a las redes sociales: Diccionario para escritores con redes sociales

Lo dicho, aquí os dejo una súper infografía-resumen de todos los consejos del post.

consejos-para-escritores

Anuncios